sábado, 28 de julio de 2012

Aprende de vinos

lunes, 23 de julio de 2012

Las primeras medallas olímpicas

Estamos a un paso de la apertura de los juegos olímpicos.
Todos tenemos experiencia de la emoción que se siente cuando gana alguién de tu pais, elevan la bandera y tocan el himno nacional.
Imagínate que quien está en el podium, no solo es de tu país, sino que es tu hija.
Ese es el sentimiento que ha querido transmitir P&G con la campaña "gracias mama".



Es verdad que este video ha dado ya muchas vueltas por mails, redes sociales, etc. Pero creo que es buen momento para recordarlo y otorgar YA las primeras medallas olímpicas, no solo a las madres de estos deportistas, sino también a todas las madres. A cada una de nuestras madres que son esa manos invisibles que están detrás de cada persona, cuando triunfan y también cuando las cosas no van tan bien. "Gracias y medallas para todas las mamas"

sábado, 7 de julio de 2012

Como hacer un presupuesto para el hogar


La elaboración de un presupuesto familiar permite saber cuánto dinero nos hace falta para satisfacer las necesidades del hogar, conocer nuestra realidad financiera, tomar decisiones y evitar más de una situación de disgusto en el seno familiar. Este método sencillo sirve para establecer entre los miembros de la familia un presupuesto con el que se pueda vivir, sin excederse y priorizando los gastos más necesarios. También puede motivar a planificar más ingresos si es posible o reducir ciertos gastos, sin perjudicar a la familia y ajustándose todos el cinturón.

Consejos para elaborarlo
No existe un modelo único de presupuesto y debe ser realizado de acuerdo a la realidad de cada familia. Se deben considerar todos los ingresos de los miembros de la familia y los gastos fijos mensuales como: pagos de alquiler, luz, agua, teléfono, calefacción, transporte o colegios... Los alimentos también son un gasto fijo mensual, pero se puede decidir qué y cuánto comprar cada mes, por tanto es algo variable. Además se puede contemplar gastos ocasionales que pueden presentarse como: ropa, cuidados médicos, entretenimiento, regalos, fiestas, reparaciones, etc. También se deben considerar las deudas pendientes de pago, si las hay, y las fechas de pago correspondientes. De ser posible, es bueno planificar ahorros mensuales que se pueden ir incrementando o disminuyendo por posibles emergencias o gastos ocasionales. La disciplina del ahorro no es fácil de desarrollar, pero una pequeña cantidad  sería ideal poder ir guardándola con el tiempo porque siempre hay imprevistos.
Es importante identificar si el gasto es una necesidad, o un gusto o deseo que excede las posibilidades económicas reales de la familia y, por lo tanto, puede esperar. También es aconsejable buscar varias opciones antes de realizar las compras, mirar bien, comparar y aprovechar las diferencias de precios buscando la mejor oferta.

Una vez que se cuente con todos los datos se deben sumar los ingresos por una parte y, por la otra, los gastos. Si los gastos son mayores que los ingresos, definitivamente hay que buscar una forma de reajustar los gastos o conseguir algún nuevo ingreso. Si los ingresos son mayores que los gastos, piensa en ahorrar de poco en poco y fijarte metas de corto, mediano y largo plazo, como la compra de algo que se necesites para el hogar, pago de una deuda por anticipado para ahorrar los intereses, ahorrar para las vacaciones etc. 
No hay que rendirse, aunque sea difícil mantener el presupuesto durante los primeros meses. Cualquier planificación requiere tiempo para que funcione bien; se  puede ir adaptando y  ajustando según la situación que vayamos teniendo.
Nosotros te hemos elaborado un calculador de presupuesto con el que puedes trabajar. Solo tienes que introducir tus datos y te ayudara a tener un orden con tus gastos al mes. Haz click en el calculador y encontraras un documento excel con el que trabajar.

                                  CALCULADOR DE PRESUSPUESTO




miércoles, 4 de julio de 2012

¿Que tal te llevas con tu nevera?

La nevera es un lugar que tiene mucho movimiento y requiere de una atención especial para asegurarnos que mantenemos la higiene necesaria para que los alimentos estén siempre    en condiciones. Es habitual que guardemos comida en envases además de la fruta, verdura... y todo ello  requiere vigilar a menudo si siguen en perfecto estado. Hay que asegurarse que los botes o envases, si se tumban, estén muy bien cerrados para que no viertan contenido que puede causar olor. En ocasiones  no recordamos la fecha en la que metimos un tupper por lo que conviene tener siempre a mano un rotulador o etiqueta  y anotar fuera del mismo el día que lo cocinamos, evitaremos así demorarnos en su consumo.  Para la limpieza tenemos que tener en cuenta que de vez en cuando hay que dedicarle un momento a fondo .

1. Antes de empezar con la nevera procura que encimera y fregadero estén totalmente limpios  y despejados.

2. También elimina la bolsa de la basura y coloca una nueva.
3. Recoge también los platos.
En definitiva, estos tres puntos en resumen quieren decir que no tengas nada en la cocina que ocupe espacio, lo necesitarás. Además de que tengas todo limpio para colocar y quitar cosas que saques de la nevera.
4. Apaga tu nevera y desenchúfala.
5. Aquí empieza el trabajo, nos aconsejan empezar con el congelador. Retira el hielo y las cubiteras (en caso de tenerlas) y lávalas.
6. Retira todo lo que esté en el congelador salvo los paquetes que no estén abiertos, por eso lo mejor es hacer la limpieza cuando tengamos la nevera prácticamente vacía.
7. Pon todo lo que esté abierto (bolsas, contenedores,...) sobre la encimera.
8. Ahora empezamos con la nevera, empieza por la parte superior y retira todo aquello que esté abierto, lava todos los tuppers, y otros contenedores, como platos y bandejas.
9. Una vez todo esté fuera , limpio y seco coloca nuevamente cada cosa en su bandeja o contenedor independiente y ve colocándolo en la cocina por repisas.
10. Mira las fechas de caducidad y aprovecha el momento para hacerla lista de la cuenta.
11. Haz lo mismo con lo que tienes en la puerta de la nevera.
12. Llena el fregadero de agua y detergente.
13. Lava una por una en el fregadero las estanterías de la nevera, frotando bien con una esponja y secándolas. Puedes utilizar también líquido limpia cristales o vinagre.
14. Lava los envases que estén sucios por fuera pero siempre cerrados.
15. Introduce los estantes.
16. Introduce la comida intentando llevar un orden.

lunes, 2 de julio de 2012

El cuidado de las toallas

Sobre el cuidado de las toallas hemos encontrado un interesante artículo de Centronet (Tintorerías ecológicas) en el que nos explica algunos cuidados importantes a tener en cuenta.


 "Uno de los problemas con los que nos encontramos de manera habitual y quede debemos tener muy en cuenta es el conservar como nuevas esas toallas que usamos con asiduidad y que de pronto nos encontramos que están estropeadas y con un color diferente a cuando tu las compraste. Para evitar este problema y contar con tus toallas tan nuevas como él primer día, suaves y bien mullidas debemos seguir unos consejos básicos que nos ayudaran a conservar esta prenda del hogar en perfecto estado. En el caso de que las toallas sean recién compradas, es aconsejable “sellarlas” para que no pierdan la pelusa desde un principio. Por este motivo debemos realizar un trámite sencillo: ponerla en remojo con agua limpia y fría y agregarle un poco de sal y una cucharada de vinagre. Debes dejar la prenda en remojo durante una hora y luego lavarla como lo haces de costumbre. Con esta situación lograremos que los colores no se degraden con el tiempo y no encontrarnos con las desagradables pelusas. Por supuesto todo esto no tendrá sentido alguno si no cuidamos nuestras prendas en cualquier momento. En el caso de tener toallas blancas ya usadas, en muchas ocasiones nos encontramos con que estas han dejado de ser blancas y pasan a tener un color más oscuro. Para ello os ofrecemos dos consejos con el que conseguiremos el objetivo de tener nuestras prendas del hogar blancas y limpias como el primer día. 

Vamos al primer consejo y para ello debemos sumergir las toallas previamente lavadas en agua tibia con jabón. Cuando esta se encuentre fría le añadimos un poco de lejía –no demasiada ya que deterioraremos la ropa-. En este aspecto se suele pensar que por echar más lejía el resultado va a ser más positivo y nos encontramos con que actuamos de forma inversa ya que perjudicamos seriamente la prenda. Una vez añadida la lejía debemos dejarla en remojo durante 24 horas y  enjuagar las prendas en un recipiente con agua fría y una cantidad adecuada de blanqueador, para reafirmar el efecto de la lejía y ampliar el tratamiento. Sobre el otro tratamiento que os presentamos, el agua requiere que coloquemos rodajas de limón en una media o receptáculo cerrado para impedir que pueda salir el limón y ponerlo en la lavadora junto a la ropa deseada. Tras el lavado el limón actuará de blanqueador sobre nuestra ropa."

Fuente: Centronet
Foto: Pinterest

Quizás también te interese...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...