jueves, 29 de noviembre de 2012

Como ahorar en la factura de la luz

Acabo de leer un artículo y me ha parecido muy interesante transmitir el contenido.
Como idea resumen diría que
  • Con el uso de lámparas LED se puede ahorrar 200€ en la factura anual por el consumo de bombillas.
  • Con el consumo extra de un frigorífico no eficiente podríamos cambiar de electrodoméstico CADA AÑO.
 
60 WATIOS
Las empresas están renovando su alumbrado con iluminación LED porque es mucho más rentable. En casa podemos ahorrar también. Las bombillas incandescentes consumen mucho más y, por ejemplo, para una casa de 23 bombillas esto puede suponer un ahorro de 200€ al año.
 
Los electrodomésticos que consumen mucho, conviene cambiarlos. El frigorífico es uno de los que más consume porque está encendido las 24 horas del día. Si nuestro frigorífico tiene una calificación energética muy baja, con el consumo extra que tenemos que pagar, podríamos cambiar de frigorífico cada año.
 
 
6 WATIOS
 
El ahorro se puede conseguir cambiando los electrodomésticos de clasificación energética A, por electrodomésticos de clasificación energética A+++ y A++, así como por equipos de iluminación LED
 
Te dejo una página de facebook que me encanta se llama Global LEDS
 
 
(El artículo al que me refiero ha aparecido en el suplemento de empresa de ABC. Es una entrevista a Jaime Jaáíz, vicepresidente de LG Electronics España)

lunes, 26 de noviembre de 2012

El sujeto doméstico

El punto más difícil y conflictivo de la hogarología es sin duda la cuestión del sujeto del trabajo doméstico. La del objeto, en cambio, o sea la cuestión del número y naturaleza de las tareas que lo componen, no suscita tantas controversias, y eso que aquí nadie se pone de acuerdo: ¿cuántas actividades distintas comprende este oficio? ¿Es posible realmente catalogarlas y definirlas? ¿Cuál es, por decirlo así, el mapa y las fronteras de este territorio profesional? Aun sin respuestas concluyentes, estas preguntas no provocan enfrentamiento, al contrario, resultan conciliadoras y motivantes, invitan al diálogo sereno y a la colaboración. Se mueven en un terreno donde hombres y mujeres confluimos amigablemente, nos escuchamos con interés, nos miramos sin recelo: ¿por qué no íbamos a tener los varones mucho que decir —y que aprender— sobre el trabajo doméstico?

La cuestión del sujeto, como digo, es harina de otro costal. Apenas preguntamos quién realiza o debería realizar este trabajo, a quién o quiénes corresponde, en qué medida y por qué, entonces la polémica se desata y los ánimos se encrespan. Lo que antes eran preguntas técnicas o metodológicas, adquieren ahora un sesgo ético y existencial. ¿Que quién debe encargarse? —resolverá alguna lectora, cortando por lo sano—: ¡todos, por supuesto! Sí, de acuerdo, ¿pero qué todos? ¿El todos de una comuna o el de una comunión de personas peculiar? Porque hay todos y todos. Es decir, ¿son irrelevantes aquí los vínculos de matrimonio y filiación? Y en la distribución de tareas ¿no debería plasmarse de algún modo la jerarquía entre padres e hijos y la complementariedad varón/mujer? Al fin y al cabo lo que sacamos adelante con este trabajo es una familia, no una simple empresa de bienes y servicios. Más aún, la familia sana y unida no sólo es el resultado de esta actividad, sino también el sujeto que la ejecuta y el medio en que se desarrolla: es la familia trabajándose a sí misma, ahondando en sus raíces, comprendiéndose, uniéndose y celebrándose.

El problema, por tanto, no es tan sencillo. No podemos conformarnos con fórmulas demasiado simples o teóricas. Como las que predominaban en el llamado familismo de los años 50, donde se exaltaba a la mujer como ángel del hogar, pero a cambio de endosarle todo el peso de la casa e impedirle otras opciones profesionales fuera de ella. Ni, en el extremo opuesto, nos convence la actual fórmula de la dogmática de género, tan difundida en los programas escolares, que pretende liquidar toda diferencia entre varón y mujer, interpretando la igualdad como igualamiento.

¿Por dónde avanzar entonces? Lejos de mí establecer aquí una solución definitiva a tan espinoso problema. Pero me atrevo a sugerir dos principios antropológicos que me parecen irrenunciables para enfocar sensatamente la cuestión. Me propongo irlos desarrollando en sucesivos posts, contando con vuestros comentarios y sugerencias. Son estos:

UNO) El trabajo doméstico incumbe a todos los miembros de la familia, por ser signo y fruto de la comunión de personas que formamos. En efecto, todos somos corresponsables de nuestro hogar y estamos implicados en las tareas que lo construyen. Formamos una comunidad de trabajo, de la que nadie puede desentenderse. Se trata de una grave exigencia ética, ya que repercute directamente en la vida conyugal, la educación y la unidad familiar.

DOS) En este trabajo la mujer desempeña un papel insustituible. En el plano simbólico, en efecto, la mujer personifica el hogar, es como su rostro y su signo insustituible. Esta realidad no es mero estereotipo inducido por la educación patriarcal, como quiere cierto sector del feminismo contemporáneo, sino que hunde sus raíces una complementariedad varón/mujer de orden ontológico y no meramente psicológico. Todo en el hogar, como digo está ligado a esta maternidad espiritual de la mujer mediante un lazo nutricio y latente, que suele traducirse en tareas de dirección y planificación. Compete a la madre, en efecto, inspirar, informar y supervisar la actividad doméstica, aunque los modos en que esto tiene lugar han sido y son variadísimos.


sábado, 24 de noviembre de 2012

Repartiendo premios

Hace ya dias, recibí el premio Best Blog Award de mano de Pompas e ideas. Además de descubrir esa página maravillosa, tuve la oportunidad de conocer otras 20 páginas estupendas. Ahora me toca a mi hacer el reparto. Y, si he tardado es porque quería elegir otras 20 ¡geniales! para brindaros la oportunidad de conocerlas y poder difundirlas. Os dejo aqui una selección de 20 blogs que vale la pena explorar y seguir.
 
 
 

Alba Hogar

Club32 actividades con niños

Cocinamos en la escuela

Con harinas y a  lo loco

Con rodillo y delantal

Cosiendo lunares

 Ecomanía

El blog de Montse

El interior de Ana

La gallina Clueca

Little Muna

Los mundos de Momó

Menganita

Wuendola

Mamás a tiempo completo

Cocina y estudia sin miedo

Mi casa por el tejado

Mis diez dedos 

Mi pequeño popurri

Las cosas de Apolonia

Además este premio lleva consigo contestar a 10 preguntas. Van las mías y luego, tenéis trabajo para buscar otros 20 blogs de menos de 200 seguidores y contestar vuestras preguntas.
 
Enhorabuena a los 20 blogs y gracias a Pompas e ideas!!!
 
¿ Qué te gusta más cocinar: postres o platos de cuchara ? Platos de cuchara
¿ Qué es lo más importante para ti en una persona: la personalidad o el físico? Personalidad
¿ Desde cuándo empezaste con el blog o la página? En febrero 2012
¿ Quién fué la persona que te inspiró para empezar en este mundo ? El blog de la Casa a un click y la gente que conocí en facebook a través de ellos.
¿ Sueles seguir muchos blogs o te llegan los seguidores por otras personas que te han conocido ? Sigo algunos blogs, pero me llegan más seguidores a través de la página de facebook
¿ Qué te gusta más: cocinar o que te cocinen ? Cocinar, sin duda.
¿ Comes en casa o en el trabajo ? Prefiero en casa
¿ Sueles hacer recetas de verduras ? Me encantan!
¿ Cuál es tu mejor receta ? La fritada aragonesa.
¿ Qué es lo que pides a una persona para que sea tu amiga ? Confianza
¿ Cuál es la mejor película que has visto ? Muchas. Pero una preferida: Los miserables

domingo, 11 de noviembre de 2012

La voz de la ropa



El sentido común distingue claramente las nociones de  ropa y vestido. Ropa es el objeto material con que me visto, y vestido, el resultado de dicha operación, y de ahí que lo exprese con el participio pasado del verbo “vestir”. Perdone el lector esta obviedad, pero creo que en esta distinción late un matiz muy interesante desde el punto de vista de la hogarología. Me refiero a la diversa “voz” de ambas realidades: la ropa “dice” una cosa y el vestido otra. Me explicaré.

Cuando me pongo la ropa, cuando me visto, surge una realidad nueva que no estaba ni en la ropa ni en mi cuerpo desnudo: mi presencia aquí y ahora, modelada en función de mis circunstancias, mis expectativas y mis relaciones personales. Al vestirme me apersono, adapto mi parecer a mi ser, lo cual requiere reflexión y estilo: es cultura. A su vez cultura significa cultivo, o sea que al vestirme no sólo presento mi persona sino que la perfecciono: la muestro hacia fuera y la exploro hacia dentro (o fracaso en el intento, que también es posible). Todo eso y mucho más es el vestido. Algo de esto ya escribí en otro lugar. Pues bien, esta realidad visual que es mi apariencia vestida, o si preferís, mi look ¿qué dice?, ¿qué mensaje transimite? Muy sencillo: me dice a mí, pronuncia ese verbo de carne que es mi persona. Mi look me presenta a los demás, les dice quién y cómo soy.

En cambio la voz de la ropa es más modesta y limitada. Separada de mi cuerpo, en el armario, el planchero o la lavadora, mi ropa no dice quién soy, sino que da algunas pistas, no muchas, sobre mis condiciones físicas, mis preferencias y mi actividad. Dice algo de mí pero no a mí. De hecho quien la lava y plancha podría perfectamente ignorar mi identidad, pues mi ropa no lleva mi rostro.

Y sin embargo, por anónimo que sea, este humilde objeto contiene un precioso indicio de mi intimidad. Su superficie lleva las trazas de mi existencia cotidiana. Sus arrugas, manchas, sudor, rozaduras, su deterioro progresivo, todo ello da testimonio de una vida que, por ser humana, está sujeta al cambio, el trabajo y el cansancio, y quizá también al sufrimiento, el drama y la fragilidad. En una palabra, el desgaste de mi ropa es el de mi vida.

Justamente eso es lo que percibe quien cuida mi ropa. Lavándola, planchándola y quizá zurciéndola no se limita a prestarme una ayuda externa, sino que asume esta indigencia propia de mi condición encarnada, se hace cargo de ella y la repara. Honra mi intimidad en el instrumento con que la expreso y la cultivo. Restituyendo mis prendas a un estado digno y decoroso, me reafirma como persona, me declara su confianza, me promociona. Su mensaje, además, me llega en forma de limpieza, tersura y suavidad, es decir, por la vía del tacto, que es la misma del abrazo, la caricia y el beso. Y lo hace con exquisita modestia, pues pone su trabajo invisible al servicio de mi visibilidad.

El profesional de la lavandería comprende lo que digo, y sobre todo el ama (¡o amo!) de casa, que le toca lidiar cada semana con la pila de ropa sucia o por planchar. Pero en realidad todos deberíamos sentirnos implicados en esta tarea, colaborando en ella de un modo u otro y agradeciéndola sinceramente. No dejemos que el rutilante mundo de la moda, la obsesión por la imagen, o sea, la omnipresente voz del vestido (el look) acalle esta otra voz más modestaque nos trae el eco de personas que nos necesitan, que nos cuidan, que nos sostienen, pues sería incurrir en un triste analfabetismo doméstico.

Tengamos en cuenta que esta voz es sutil y discretísima. No como la del vestido, que afirma alto y claro: “he aquí Fulano”; la de la ropa, en cambio, deja caer su mensaje como en voz baja: “he aquí alguien, cuyo nombre acaso ignoro, pero que lucha, trabaja y ama; alguien que te confía su indigencia y acude a tu servicio”. El vestido dice ¡hola!, la ropa dice ¡ven!

miércoles, 7 de noviembre de 2012

Consejos para coger setas

 
El otoño y la primavera, son dos estaciones especialmente propicias para recoger setas. A los que nos gusta, esperamos con gran interés las lluvias y el sol que necesitan para salir con la cesta a recogerlas.
Aquí os dejo algunos consejos para aquellas personas interesadas en este tema y con ganas de salir a dar un paseo por el campo, que además de ser algo muy saludable, puede bien ser un plan para toda la familia.
Primero de todo advertir, que es importante no consumir ninguna seta que no conozcamos o que algún experto nos haya asegurado que se puede consumir. Como todo es cuestión de observación, estudio y tiempo. A mi me encanta esta página setasysitios, tiene muy buenas fichas de cada seta.

 
Es necesario un mínimo equipamiento: basta con una cesta, navaja y una buena guía de setas. Luego unos breves consejos:
  • Colocar las cestas en un cesto y no una bolsa, ya que se deterioran y además con la cesta nos aseguramos la esporación de las setas para su reproducción.
  • La setas que no conozcamos no se deben pisar ni arrancar, coger sólo las que vayamos a consumir o queramos estudiar y observar posteriormente.
  • Cortar la seta con una navaja, para no arrancar con ella el micelio. Si la queremos estudiar cogerla desde el pie, ya que podría ser indicativo.
  • No coger ejemplares muy jóvenes ya que es más difícil su identificación y además no habrá soltado aún las esporas.



martes, 6 de noviembre de 2012

Ideas para Navidad


 
Hace tiempo descubrí que facebook es una plataforma de difusión e intercambio maravillosa.
Esa es la razón por la que me he animado a crear desde el Facebook de Dialhogar un evento que se llama Ideas para Navidad.
 
Si tenéis facebook, podéis entrar y comaprtir todo lo que queráis. Ideas de organización, de platos, decoración, fiestas...
 
Si no tenéis fecabook, abriremos también una carpeta en Pinterest para compartir y aqui podemos ir escribiendo cosas.
 
La verdad es que con el intercambio siempres se aprende mucho.
 





sábado, 3 de noviembre de 2012

The Versatile Blogger Award

Con cierto retraso pero quiero dar las gracias a Evironments Dreamers que me concedió un premio que me hizo muchísima ilusión.

Ahora me corresponde a mi otorgarlo a otros 15 blogs, que elijo muy gustosamente porque todos ellos son para mi fuente de inspiración.


 
¡ Felicidades!






Quizás también te interese...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...