viernes, 28 de agosto de 2015

HOMETHINKING: ¿Cómo repercute el trabajo del ama de casa en la sociedad?

En nuestra sociedad la influencia del feminismo radical y de la ideología de género han provocado que las tareas del hogar se desprestigien considerándolos como algo que impide a la mujer realizarse dedicándose a unas tareas inútiles. Sin embargo estas tareas permiten a la mujer, no solo realizarse plenamente sino que también les ofrece la posibilidad de incidir decisivamente en la sociedad aportando algo que sólo ella puede dar. Marta Gonzálvez Suárez. Marta del Río Guerra. Pilar Ullívarri Royuela. Mariana Echeverría Royo.


Como diría Betty Friedan, feminista de mitad del siglo XX, en su libro La Mística de la Feminidad “el trabajo del hogar realizado por y para la familia carecerá de todo valor social y al realizarse fuera del ámbito público tampoco podrá considerarse verdadera profesión si no mera ocupación privada". Efectivamente, el trabajo del hogar es una ocupación privada, pues se desarrolla en un ámbito familiar e íntimo, no se considera un trabajo productivo, no tiene cotización en la seguridad social y, al no poderse cuantificar económicamente, no se refleja en el PIB. ¿Significa esto que realmente carece de valor social?

Actualmente, en nuestra sociedad, la mujer que trabaja en casa es considerada como una persona sin aspiraciones profesionales e incapaz de incorporarse al mercado laboral. Olvidan que esas personas están perfectamente cualificadas para desarrollar una carrera profesional. De hecho, muchas mujeres compaginan un trabajo remunerado con las artes del hogar. Precisamente, esa mujer ama de casa realiza un trabajo imprescindible y fundamental para la familia y de gran trascendencia para la sociedad. Sin embargo, se menosprecia su papel pareciendo, en el mejor de los casos, una opción secundaria y, en el peor, una condena.


Josep Miró i Ardèvol sostiene que "la maternidad es la capacidad para dar continuidad a la humanidad", siendo, "un hecho de una elementalidad abrumadora, pero socialmente subvalorada". Otra capacidad de la mujer se relaciona con la transmisión de la capacidad de gestión, esto es, permitir que la familia sea una gran escuela donde adquirir competencias directivas de tipo personal, estratégicas e intratégicas como podrían ser: empatía, delegación, proactividad, integridad, liderazgo, trabajo en equipo o comunicación.


Conseguir que las personas quieran volver a su hogar es el objetivo principalísimo de la madre de familia. Todos necesitamos de ese bienestar psíquico, afectivo y espiritual que aporta la mujer en forma de "delicada ternura, su generosidad incansable, su amor por lo concreto, su agudeza de ingenio, su capacidad de intuición,su piedad profunda y sencilla,su tenacidad... La feminidad no es auténtica si no advierte la hermosura de esa aportación insustituible y no la incorpora a la propia vida [...] La labor de la mujer en su casa no es sólo en sí misma una función social sino que puede ser fácilmente la función social de mayor proyección social” (S. Josemaría Escrivá, Conversaciones).

domingo, 23 de agosto de 2015

Lo que hicimos en el Cuarto encuentro Dialhogar

Un encuentro lleno de talleres para la familia donde grandes y pequeños han disfrutado a tope.
Te dejamos un vídeo que resume todas las cosas que hicimos. 


El plato fuerte fue el concurso de cocina "Family Chef" donde 5 familias compitieron entre sí cada uno de los dos días que duro el encuentro.

Esto ayudó a descubrir nuevos campos de cooperación en la casa para todos los miembros de la familia.

jueves, 20 de agosto de 2015

Home Thinking y la forja del héroe

¿Te ha picado una araña radioactiva? ¿Sufres temblores y espasmos al contacto con la kriptonita?  ¿Un anciano vestido de gris te ha entregado un anillo de poder para que lo arrojes desde el monte del Destino? ¿Te llamas Luke y has recibido una llamada de auxilio de la princesa Leia desde el otro extremo de la galaxia? Si la respuesta es no, sigue leyendo. Quizá necesitas descubrir que puedes forjarte como un héroe en el seno de tu propia familia.
Ponencia presentada en el Simposio Bancales 2015 por: Silvia Martínez-Markus, Ana Mª Álvarez García, Marisol Casas Larrañaga, Esther García Hidalgo, Raquel Ibáñez Lizarraga.


Desde tiempos inmemoriales se ha utilizado, primero en literatura, después en cine y televisión, un esquema dramático conocido como el viaje o el mito del héroe.

A lo largo de este viaje el héroe o heroína vive una aventura que pone a prueba sus capacidades de asumir riesgos, siempre en favor de la sociedad y en defensa de los derechos humanos. Como dice el popular director de cine George Lucas : “La lucha interna del ser humano entre el bien y el mal ha estado presente desde el principio de la civilización. La mitología y todas las religiones se refieren a ella. Es la lucha más íntima que afrontamos”.

La propia vida personal puede resultar a la larga un viaje que nos convertirá -o no- en verdaderos héroes.
        
Este viaje comienza en la familia el día en que un hombre y una mujer abandonan su mundo ordinario, sienten la llamada a la aventura y cruzan el umbral del matrimonio adentrándose en un mundo especial. Allí en el hogar aprenderán a forjarse -ellos y sus futuros hijos- como héroes: recibirán formación y ayuda; serán heridos, se enfrentarán a dificultades, miedos y peligros; trabajarán sin fin para conseguir objetos de poder y felicidad. También descenderán a los infiernos, a la gruta abisal, de la que emergerán convertidos en personas nuevas, dispuestos a proteger y servir a su comunidad.

Proteger y servir

Como en el departamento de policía de Los Ángeles (EEUU) el lema de todo héroe se resume en dos palabras: proteger y servir. El origen etimológico de la palabra “héroe” nos remite a los términos: guardián, protector, hombre y mujer valerosos.

Pero este ideal de protección y servicio siempre se dirige a un grupo de la sociedad o personas concretas. ¿Y qué mejor conjunto de personas para proteger y servir que la propia familia, el hogar en el que se ha forjado?


En palabras de Woody, el sheriff de Toy Story: s de Andy de quien se trata. No importa cuánto juegue con nosotros. Lo que importa es que estemos aquí cuando Andy nos necesite. Para eso nos hicieron, ¿No?

Para proteger y servir no es necesario tener poderes sobrehumanos como un superhéroe, ni los rasgos divinos de un semidiós griego. El héroe cotidiano -que quizá carezca de bíceps y de musculatura abdominal- y su crecimiento vital suelen resultar más interesantes al público actual, ya que es más fácil identificarse con él.

Pero este héroe ordinario deberá luchar por poseer cuatro virtudes fundamentales: la fortaleza, la paciencia, la justicia y el autodominio. Y tener un comportamiento acorde a ellas. De ellas depende su credibilidad.

Fortaleza, valor y audacia

La fortaleza es un valor indispensable para afrontar los peligros, resistir el dolor y afrontar los peligros que surgen en el camino del héroe. La heroicidad no solo debe entenderse como vigor físico, ni como prueba de tenacidad interior. Audacia, perseverancia y grandeza de ánimo son rasgos que acompañan la fortaleza.

Los héroes enérgicos y vigorosos siempre resultan atractivos, en especial cuando atraviesan los escollos de la aventura y las circunstancias se ponen en contra. Gracias a las demostraciones de fortaleza un líder es capaz de elevar la moral de sus compañeros, pues se trata de una virtud que además de ejercitarse puede prestarse. Esto puede verse de manera clara en la película basada en hechos reales, Invencible (2014), cuando Louis Zamperini, el protagonista naufraga con dos de sus compañeros de bombardeo en aguas del Pacífico y allí lucha contra la desesperación mortal de uno de ellos, describiéndole con todo detalle la receta preferida de su madre italiana, los ñoquis.




Fortaleza es la virtud de los enamorados, de los convencidos, de aquellos que por un ideal que vale la pena son capaces de enfrentarse a los mayores riesgos; del que sin olvidar lo que vale su vida, la entrega gustosamente si fuera preciso en aras de un bien superior. Y esto es, sin ninguna duda, lo que hacen dos personas cuando forman una familia.

La heroicidad no siempre es sinónimo de actos sobrehumanos, como llevar a cabo grandes descubrimientos científicos o rescate de personas en apuros. Más bien se trata de llevar a cabo los pequeños quehaceres de cada día, una suma de esfuerzos y actos simples que pueden llegar a algo grande. Podríamos resumirlo en ser extraordinario en lo ordinario.  “Se trata de cosas sencillas que manifiestan atención, solicitud, asistencia y principalmente cariño. Son oportunidades en las que los hijos adquieren virtudes” (M.Pilar Ruiz de Temiño, Construir hogar: un proyecto de familia). Y el mejor campo en el que puede llevarse a cabo esta forja extraordinaria, es en el hogar “por hacer”, y que todos los miembros de la familia tienen que construir a través de los esfuerzos comunitarios y personales.

En 2004 se estrenó con gran éxito la película Los increíbles de la factoría Pixar-Disney que refleja esta filosofía, “quizá sea éste el éxito de la película. Todos podemos identificarnos con algún personaje en un momento dado. Nos hablan de nosotros, de nuestra vida, problemas y sueños. De alguna manera todos somos un poco superhéroes solo por vivir lo cotidiano con ánimo y esperanza. Los increíbles son una familia normal, porque toda familia normal es siempre INCREIBLE” (Tomado de Fluvium.org).




La fortaleza es también la virtud de los adolescentes motivados, ya que por naturaleza son personas de grandes ideales que quieren cambiar el mundo. Si los jóvenes no encuentran cauces para esas inquietudes, si sus padres y educadores no los guían  y ayudan a aplicar esas fuerzas para el bien, esos grandes ideales pueden quedar enterrados como la primera piedra de un edificio abandonado sin construir.

Es en la familia donde el joven aprendiz de héroe aprende a esforzarse y a forjar su carácter. Las tareas de cuidado del hogar familiar, tareas tan comunes como sacar la basura, ayudar en la limpieza o cocinar cada día, tareas ineludibles e imprescindibles, configuran la familia y el hogar. Y en todos de los casos ayudan a ejercitar una mayor fortaleza personal que muchas hazañas míticas. No es necesario cruzar Mordor para encontrarlas.




Justicia. El compromiso del héroe

La causa defendida por el héroe ha de ser justa y legítima. Su sentido de la honestidad le llevará a proteger a los que sufren la soledad, el abuso, el desamparo y la crueldad.

La familia, lugar en el que conviven personas de diversas edades, sexo, culturas y experiencias, produce un bullir incesante que convierte el hogar en una escuela de virtudes. Nos lanza a la aventura de ser héroes de nuestro tiempo: todo héroe en cuanto tal asume el compromiso con la causa que le mueve.

En esa escuela de virtudes tiene un papel imprescindible la justicia, no unicamente desde un punto de vista “justiciero” a lo Rambo, Elliot Ness o Harry el Sucio, en la que se reclaman derechos perdidos, sino en cuanto implica compromiso. La justicia es un valor exigente que requiere honestidad, integridad y ejemplaridad. La justicia de los héroes se pone a prueba con la fidelidad a un compromiso.

En cualquier hogar en el que impere la justicia, las tareas se reparten, todos los miembros colaboran; los padres delegan en sus hijos mayores, los mayores hacia los pequeños. Todos ponen al servicio del resto su justicia y este darse sin esperar nada a cambio es la manera en la que el hogar forja héroes.




Un claro ejemplo de ellos se puede ver en este vídeo de la familia Navarro del País Vasco:






En la familia Navarro se ve cómo todos los miembros de esa familia están involucrados en las tareas del hogar, todos a su medida colaboran con el buen funcionamiento de la casa,  y con su integridad, testimonio y ejemplo son un modelo de disciplina que hacen que las tareas del hogar sean una forja de héroes.






El dominio de sí. La templanza de los hombres y mujeres de acción

Forjar o fraguar requiere de un trabajo por el que la materia del objeto necesita entrar en calor para alcanzar una forma concreta.

A lo largo de nuestra vida vamos adquiriendo la forma en el calor de la familia: forja de héroes.

Es en la familia donde uno mismo puede llegar a ser con su libertad su propio maestro, entrenador y preceptor. Uno comienza hacerse y vamos perfilando el boceto de la obra de arte que es cada uno a través del dominio de si, que es la templanza de los hombres y mujeres en acción.

Los padres son primeros ejemplos de héroes, llamados a proteger y servir por encima de las dificultades y amenazas cambiantes de la sociedad en la que viven.

Allí en la familia forjamos nuestra personalidad, adquirimos el dominio de sí, ejercitando una negación deliberada de los placeres, incluso de los lícitos. Mediante este dominio alcanzamos una voluntad de hierro -fortaleza- y adquirimos una capacidad para discernir y tomar decisiones acertadas -prudencia-, sin el influjo de la pasión.

En la película El Padrino Santino, el hijo de don Corleone, protagoniza un fracaso de la forja de un héroe. Posee un temperamento tan explosivo, que es aprovechado por sus enemigos para acabar con él.

Ahora bien si la templanza es camino para la protección y el servicio; el dominio de sí, no es garantía de heroicidad si no va unido a la justicia pudiendo llegar a convertir al héroe en un villano sanguinario como bien se puede ver en el hermano de Santino, Michael Corleone.

Sin el autodominio con justicia un héroe llamado a proteger y servir puede acabar en una caricatura de héroe, como ocurre con  el  Terminator T-800.




Prudencia; sabiduría práctica y entrenamiento

La prudencia es la cualidad del héroe que integra las otras tres virtudes: valor, justicia y autodominio. Pero prudencia entendida como sabiduría práctica, y no como mera cautela. En su sentido original, prudencia significa ver más allá, contar con el futuro antes de tomar una decisión.” Es decir, paciencia.

 En la familia los padres educan a los hijos con esa visión de futuro, porque su anhelo es que sean capaces de desenvolverse por ellos mismos…y no es en un “ya”, sino que se necesita tiempo.

 Todo héroe tiene a su lado un “mentor” que por su experiencia y sabiduría orienta al héroe, conoce el camino y puede dirigir sus pasos. Así en El señor de los anillos Frodo cuenta con la sabiduría de Gandalf que le hace ver su misión y le señala los posibles peligros que encontrará en su camino. Semejanza con la familia donde los padres enseñan a los hijos como sortear dificultades y enfrentarse con los “orcos” de la vida.

La prudencia -sabiduría- influye directamente en la madurez interior, la personalidad y en la educación de la conciencia. El héroe se ve obligado a tomar decisiones, a veces arriesgadas y la prudencia juega un papel decisivo.

El héroe que esta forjado en esta sabiduría sirve de modelo. Por ejemplo, en la película Los juegos del hambre. En llamas (2013) la nieta del presidente Snow se peina igual que Katniss, la protagonista de la saga.



Toda historia de héroes lleva una misión que tiene que realizar con satisfacción.

Otra acepción de prudencia está relacionada con el amor. “La prudencia hace certero el amor” (www.metyper.com). La prudencia nos enseña amar correctamente.

"Cuando se decide formar una familia comienza  una aventura maravillosa donde los padres se convierten en  verdaderos héroes para sus hijos y estos quieren a su vez que sean héroes en la sociedad. Se dan por tanto, todos los requisitos de una historia de héroes. Los padres enseñan a sus hijos a ser prudentes en la medida que los hacen ser consecuentes con sus actos, les ayudan a pensar cuales son las mejores opciones y a ejercitar la libertad" (Los beneficios de ser prudentes, lafamilia.info). Eso es ser prudente.

También en el hogar se aprende amar y orientar hacia ese fin lo mejor de sus energías.

Saber sacar adelante una familia es de verdaderos héroes. Como dice Engels: ”tanta prudencia se necesita para gobernar un imperio como una casa”. Frase que podría atribuirse  tanto Batman como a Elastic Girl.




Finaliza el viaje del héroe ahí donde empezó: en la familia. Regresa al hogar en el que se forjó, superviviente curtido por las dificultades. Ya no tenemos ante nuestros ojos al joven inexperto que se adentró en un mundo de peligros y aventuras. El héroe se ha transformado, ha crecido y será capaz de enfrentarse a los nuevos peligros que acechan.


Here we are. Born to be kings.
We're the princes of the universe.
Here we belong. Fighting to survive.
In a world with the darkest powers.

(Queen, Princess of the universe)

Quizás también te interese...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...